Cómo sobreviví una experiencia incómoda recientemente

  

Burning Man ha sido una de las experiencias
más retadoras que he vivido. 

  • Se rompió mi rutina. 
  • No pude ir al baño bajo las condiciones que a mí me gusta ir porque los baños son portátiles (como los que encuentras en los festivales de música). 
  • Hice más ejercicio que nunca (te mueves por todo el desierto en bici).
  • Escuché 24/7 el tipo de música que por iniciativa propia nunca escucharía.
  • Tuve que luchar contra mi naturaleza introvertida y observadora para abrirme a interactuar con extrañ@s.
  • Me enfrenté a la ansiedad de “no poder usar mi celular” con la frecuencia que me hubiera gustado para mantenerme conectada.
  • Viví en una RV pequeñita con 4 personas más durante 10 días y la convivencia nos retó a tod@s…

Básicamente se puso en juego toda la rutina (que para bien o para mal) me he esforzado durante años en crear.

Sin embargo, al otro lado de esa incomodidad, encontré una experiencia gratificante y expansiva que ni en mis sueños más locos esperé vivir. 

 

Pero entonces, ¿qué es Burningman?, ¿por qué decidí ir?,
y ¿para qué les comparto esto?

Burning Man es una ciudad compuesta por arte. Arte físicamente expresado en diferentes instalaciones a lo largo de una “playa” (es decir el desierto de Black Rock en Nevada) y en la manera en que las personas eligen plasmar y compartir su autenticidad de adentro hacia afuera, es decir: en cómo se presentan al mundo. 

Es una revoltura de experiencias que te invitan a expandir tus límites y volver a elegir quién quieres ser a partir de descubrir facetas tuyas que ni te imaginabas que ya estaban instaladas en ti. 

Siendo muy sincera, yo no elegí ir a Burning Man con la consciencia de saber lo que realmente era. Un amigo a principios de este año me explicó (según él) de qué trataba y como soy partidaria de que “las experiencias que necesitas vivir te encuentran y sólo nos toca tomarlas”, acepté ir. 

Pero eso no evitó que me apanicara, me muriera de nervios y estuviera al borde de cancelar por pura angustia y miedo días antes…

Dicho eso, les estoy compartiendo toda esta reflexión porque comprendo el privilegio que fue el poder vivir esta experiencia, estoy muy agradecida de la comunidad que hemos formado en La Magia del Caos y quería tomar inspiración para los eventos que estamos creando para ustedes... por eso sentí la necesidad de contarles los veintes que me cayeron en todo este proceso… Se los dejo en orden de importancia:

  1. Lo que desees de corazón siempre va a llegar en el tiempo y la manera precisa. 

  2. Cuando crees que la vida se esta burlando de ti sin motivo aparente, puede que te este dando una lección importante… Toca escucharla.

  3. Aquello que se siente como “tu infierno personalizado” (es decir, que la vida se esta ensañando contigo) puede ser la oportunidad perfecta para que trasciendas una herida vieja. (OJO: cada quién tiene su infierno personalizado en experiencias tan profundas como esta… El mío fue sentir que me tenía que hacer responsable de otr@s y el de mi hermana fue caerse de la bicicleta y sufrir usándola diario.)

  4. La vida es para celebrarse: hay que aprender a disfrutar sin culpas tontas. 

  5. Hay mil maneras de vivir nuestras vidas y todas ellas son válidas. (No tendríamos nada que aportarle al otro si viviéramos tod@s igual.)

  6. Somos mucho más flexibles y adaptables de lo que creemos. Eso que nos hace ruido un día, puede que al siguiente sea parte de nuestra rutina…
     
  7. Es importante tener cuidado con nuestra capacidad de adaptarnos a lo que nunca creímos posible adaptarnos… Porque por una parte es padrísimo expandir nuestros límites y darnos cuenta que nada es imposible, pero también vale la pena tener claros nuestros valores y lo que es negociable o no para nosotr@s.

  8. Las interacciones casuales y fortuitas con un extraño pueden cambiar tu dia, tu mes o tu año… 

  9. Agradece lo que tienes hoy en tu vida y haz limonada con lo que tienes enfrente. Te vas a dar cuenta que no necesitas mucho mas

  10.  No hay mejor regalo para mí misma que permitirme estar totalmente presente con las personas que quiero (eso incluye aventar mi celular muy lejos y frenarme de usarlo para tonterías). 

  11. No hay que perseguir experiencias, las experiencias que tienes que vivir llegan a tus manos de las maneras mas curiosas… Sólo nos toca abrirnos a vivirlas. 🌈🌈🌈🌈

  12. Incomodarnos es el primer paso para flexibilizarnos. Y si nos flexibilizamos, cruzamos puertas que antes parecían imposibles de abrir… Y entonces aparecen otras puertas… Y se repite el mismo ciclo. (Creo que se trata de caminar derechito hacia los obstáculos y atravesarlos.)
Yyyyyyyy…..

Como bien decía la gente en Burning Man: “The playa provides
(en español, “LA PLAYA PROVEÉ)

 

Y creo que ese dicho aplica a la vida misma: si aprendemos a soltar el control, lo fácil que es caer en la victimización y hacemos a un lado nuestra necesidad de satisfacer a nuestro ego, podemos aprender a vivir en confianza y por fin fluir. 

Creo que vivir en confianza no se trata de ir flotando sin rumbo ni objetivos… Sino de vivir abiert@s a tomar lo que se nos aparece como una enseñanza y la oportunidad de atravesar retos con mayor gracia. 

Y si ya llegaron hasta acá, les dejo mi mantra del viaje:

✦ 

“Celebremos la incertidumbre y las infinitas posibilidades en vez de ahogarnos en ellas.”
El no saber a dónde vamos nos pide confianza… (confianza para dejarnos guiar.) ¿Estás list@ para confiar en tu proceso?

 

  • - Aislinn